OPINIÓN. Ecologistas en actitud carroñera